Buenas Practicas

¿QUÉ ES LALI BUENAS PRÁCTICAS?

LALI Buenas Prácticas constituye un observatorio. Un espacio para explorar, recopilar y difundir aquellos planes, programas y proyectos de paisaje desarrollados en América Latina, que se consideran ejemplos representativos del quehacer profesional destinado a promover el reconocimiento, la valoración, la protección, la gestión y la planificación sustentable del paisaje, en sintonía con los principios éticos fundamentales en los cuales se basa la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje LALI. La documentación y comunicación de estas Buenas Prácticas contribuye a generar la necesaria reflexión científica, técnica y política orientada a guiar las actuaciones de los diversos actores públicos, privados y comunitarios, en materia de paisaje.

OBJETIVOS

1. Explorar y recopilar planes, programas y proyectos de paisaje desarrollados en Latinoamérica, que constituyan ejemplos notables en materia de planificación, gestión y/o diseño sustentable de los paisajes urbanos, rurales y silvestres.

2. Promover el reconocimiento, la valoración, la protección, la gestión y la planificación sustentable del paisaje, a partir de la difusión del quehacer profesional en los distintos países de la región.

3. Estructurar un espacio de comunicación abierto, orientado a guiar las actuaciones de los diversos actores públicos, privados y comunitarios, en materia de Paisaje, desde la reflexión científica, técnica y política que surge de las Buenas Prácticas.
 

ACCIONES

1. Determinación y acuerdo del marco referencial para la selección de Buenas Prácticas, basado en los principios y objetivos de la LALI.

2. Identificación de Buenas Prácticas en los distintos países latinoamericanos, a partir de la convocatoria y la colaboración en red entre los representantes de las asociaciones nacionales.

3. Recopilación y divulgación de buenas prácticas a través del BLOG de la LALI, así como también mediante el desarrollo de iniciativas de difusión en los distintos países de la región.

4. Desarrollo de instancias de encuentro en torno a Buenas Prácticas, convocando a los diversos actores públicos, privados y comunitarios que tienen interés en materia de paisaje, generando un espacio de comunicación orientado a reflexionar y discutir sobre la planificación, gestión y diseño sustentable de los paisajes urbanos, rurales y silvestres.

DEFINICIÓN DEL PAISAJE

En este contexto, el paisaje es entendido como componente fundamental del entorno humano, expresión de la diversidad de su patrimonio común cultural y natural y como fundamento de su identidad.

El paisaje se define como un espacio/tiempo resultado de factores naturales y humanos, tangibles e intangibles, que al ser percibido y modelado por la gente, refleja la diversidad de las culturas. Por lo tanto la actividad abarca desde las áreas naturales, rurales, urbanas y sub-urbanas. Se incluye la tierra, las aguas continentales y áreas marinas. Se trata de paisajes significativos, excepcionales pero especialmente de los paisajes cotidianos o degradados.

LINKS Y SITIOS DE INTERÉS

http://lali-iniciativa.com
http://www.unesco.org/
http://www.plataformaarquitectura.cl
http://www.plataformaurbana.cl/

COMPARTE BUENAS PRÁCTICAS
COMPARTE TU EXPERIENCIA

Escríbenos y envía información sobre iniciativas de paisaje que consideras Buenas Prácticas. Haz clic

MARCO CONCEPTUAL

El concepto de Arquitectura del Paisaje responde hoy a nuevos requerimientos de intervención, diseño y ordenamiento territorial; escenarios complejos donde se encuentran estrechamente ligadas y superpuestas las problemáticas sociales, económicas, ecológicas, culturales y estéticas del espacio habitado. Entendida como componente estructural del territorio urbano, la Arquitectura del Paisaje en nuestro contexto latinoamericano se transforma en una plataforma metodológica, conceptual y técnica, apta para mediar en los desafíos ambientales y culturales emergentes en nuestras ciudades a nivel local y global; en una posición intermedia e integradora entre las ciencias sociales, las ciencias naturales y las disciplinas del arte.

El proyecto de paisaje – resultante del encuentro entre una demanda ambiental y/o social determinada, una oferta de recursos disponibles y una idea o plan de actuación sobre el territorio – se traduce en imágenes, planos y otros documentos técnicos, que ilustran la respuesta a objetivos multisectoriales, escenarios socioculturales y procesos ecológicos, convocando a distintas disciplinas en una dinámica trasversal de intervención. Orientada a mejorar la calidad integral del espacio habitado, su escala de acción se extiende desde el diseño del mobiliario urbano hasta la elaboración de planes regionales de Paisaje, como instrumento compatible con las políticas de ordenamiento y planificación territorial. A modo de argumento que lo valida, el proyecto se basa tanto en las huellas o testimonios de las relaciones precedentes entre la sociedad y su espacio, como en el imaginario y aspiración de la comunidad que lo habita en el presente. Constituye, por tanto, una mediación entre el historial pasado y el imaginario prospectivo que el colectivo social reconoce sobre su territorio.

Desde América Latina, la arquitectura del paisaje ha ido construyendo su propia tradición, manifestando la condición mestiza de lo latinoamericano, desde la paleta expresionista y las geometrías orgánicas de Burle Marx, el regionalismo crítico de Lina Bobardi, las prácticas neo-vernaculares de Mario Schjetnan, hasta las interpretaciones de la identidad telúrica reveladas a través de la tectónica en los proyectos de Carlos Martner, en Chile. En torno a estos referentes se localizan diversas prácticas contemporáneas que abordan de manera contundente y a la vez sensible los matices del ser latinoamericano, de nuestra América en tanto continente y contenido. Ya sea en el ámbito del diseño urbano, en el paisajismo de jardines públicos y privados, en la intervención de la ruralidad o en la planificación y gestión de áreas silvestres.

Ejemplos como el Parque do Flamengo, en Río de Janerio, el Parque Ecológico de Xochimilco, en México; el Jardín Botánico de Medellín, el Parque Micaela Bastidas, en Buenos Aires, o las Termas Geométricas en el sur de Chile, logran aprehender e interpretar con éxito referencias socioculturales, geográficas y estéticas de lo latinoamericano, para ser instaladas en el contexto local.